La Jojoba, en su nombre científico Simmondsia Chinensis, es un arbusto originario de Norte América, más concretamente los desiertos de Sonora y Mojave. Es una planta con una gran longevidad pues suele sobrepasar los 100 años de vida, alcanzando un porte de 5 mts de altura. 

 

 

 

Esta planta tiene la particularidad de tener sus especímenes macho son productores de polen y las hembra son las que generan flores y frutos; de las semillas contenidas en estos últimos se extrae, por prensado, el aceite de Jojoba, que no es tal sino una cera líquida biodegradable.

Fueron los nativos americanos quienes descubrieron las cualidades cosméticas de esta planta, usandola tanto para el cuidado del cabello como para protección de la piel frente al abrasador sol de las regiones desérticas.

En su composición hallamos un 95% de ceramidas conformando su elevada resistencia a la oxidación y al calor, ello le confiere una gran persistencia de sus cualidades con el paso del tiempo.

El aceite de Jojoba es un gran aliado para nuestra piel, le confiere hidratación al retener su humedad, es por tanto muy indicado para pieles secas, aumenta la elasticidad, la suavidad y firmeza de nuestra dermis.

Es al tiempo un excelente antioxidante por su contenido en vitamina E, ofreciendo protección contra los radicales libres generados por nuestro organismo.

En Costaderm incorporamos el aceite de Jojoba a fin de dar un plus de hidratación y suavidad a tu piel para que esta reciba el máximo cuidado ante las agresiones ambientales.